• Miembro de la Red

Niños y niñas en la pandemia


Cómo trabajar su ansiedad?

Bien sabido es que el Covid-19 ha revolucionado el mundo entero y una de sus tantas consecuencias ha sido el confinamiento de los y las niñas en casa. Esto, ha traído como consecuencia la afectación de sus rutinas: la alimentación, el sueño, los estímulos, el ejercicio físico y mental, el contacto social y, sobre todo, la forma en que deben verse enfrentados a los problemas y emociones que circulan en el país y en sus propias casas. Naturalmente, esto hace que aumente su ansiedad y su nivel de concentración. En este artículo hablaremos sobre algunos cuidados y plantas que podemos utilizar en niñes de 5 a 14 años para trabajar la ansiedad.


¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad en los niñes?

La ansiedad puede manifestarse de distintas formas, pero los síntomas más comunes son dolores de cabeza, inseguridad, problemas de sueño, pesadillas, irritabilidad irregular, dolores de estómago nerviosos, aumento de la sensibilidad y el llanto, frustración desmedida o muy constante, intentos frecuentes de validación o aprobación de los padres, imaginación tendiente a supuestos o a escenarios negativos/violentos.


¿Qué podemos hacer para ayudarlos y ayudarlas?


La conversación es muy primordial: preguntarles cuáles son sus impresiones, inquietudes e incluso propuestas. Es importante construir espacios de confianza en donde puedan exteriorizar sus emociones, aclarar sus dudas, recibir información en un lenguaje adaptado a su edad y sentir que pueden “participar” de la familia. Es importante también reforzar los estímulos positivos, valorar sus logros, mimarlos, etcétera, y entender que no todos los niños y niñas son buenos con las palabras. Algunos se expresarán mejor dibujando o contando historias. Tenemos que aprender a leer y aceptar sus códigos.


Lo anterior, requiere que los adultos que están al cuidado de los niños, estén disponibles y sensibles a las necesidades de los niñ@s sobre todo las emocionales. Muchas veces bastará con un abrazo, mirarlos a los ojos, escucharlos, otras veces necesitaremos de mucha autoregulación para poder acompañar una pataleta con amor y paciencia, comprendiendo que mientras más pequeños no cuentan ni psíquica ni biológicamente con las habilidades para regular sus emociones, desarrollar tales habilidades es parte de su proceso natural de desarrollo, por lo que necesitaremos un esfuerzo para regularnos a nosotr@s y a ell@s. Hay que recordar que aprenden imitando.


Jugar, brindarles un espacio seguro para que pueda realizar actividades libres, espontáneas y placenteras sin un fin determinado, esto además de ser necesario para su desarrollo, les permite desarrollar su creatividad, canalizar emociones, aprender a resolver conflictos e ir comprendiendo e intregando situaciones complejas como el confinamiento por la pandemia.


Buscar ocupaciones que puedan ser, a la vez, educativas: si preparamos actividades en que puedan desarrollar nuevas habilidades o aprendizajes, no solo estaremos focalizando su energía, sino que mantendremos su mente activa y le entregaremos herramientas para autoconocerse y resolver problemas de manera creativa. Algunas actividades sugeridas son desafíos de pintura o dibujos, cocina, aprender trucos de magia, actividades de huerta, inventar historias, actividades físicas, etcétera.


Cuidar lo que escuchan y lo que ven: Es natural que estemos descontentos, preocupados y que lo exterioricemos, pero debemos tener cuidado con el vocabulario que utilizamos y la frecuencia con la que nos quejamos delante de los niñes, porque, al ser sus modelos, es fácil crearles un contexto de inseguridad. Por otro lado, la televisión está constantemente dando conteo de muertes y otras noticias lúgubres, por lo que es recomendable cuidar a que información exponemos a los niñ@s. Finalmente, a muchos niñes les gustan los videojuegos, pero lamentablemente existen muchos juegos con excesiva violencia que se suma a las imágenes desoladoras que tienen en el día a día, por lo que es totalmente necesario regular su contenido.


Fijar rutinas de estudio: Claramente el forzamiento a improvisar un modelo de clases online ha sido causa de problemas para muchas familias, pero ante esta situación el sistema debe ser flexible. Si en tu forma de crianza es importante continuar con las clases en casa, te recomendamos establecer un horario fijo y prudente para hacer las tareas, sin excederlo. Si no se entiende algo, se debe recurrir a los y las profesoras (siempre que se pueda, claro) o a recursos educativos de páginas confiables. Si no se alcanza a enviar una tarea, es preferible conversar la situación y dar énfasis en la dimensión psicoemocional de los niñ@s, evitando sentir culpa por no cumplir, dado que el foco es la salud de los niñ@s.


Plantas medicinales y alimentación

Las plantas medicinales pueden ayudar tanto a adultes como a niñes a calmar la ansiedad; siempre acompañado de una alimentación balanceada que fortalezca nuestro sistema inmune, pero que además mantenga nuestras energías estables.


Alimentación: Frutas y verduras ricas en vitamina C, miel, zanahorias y zapallo, lácteos y huevos, setas, etcétera, ayudarán a mantener un sistema inmune saludable. Evitar grasas saturadas y azúcares refinados, ya que ralentizan el sistema digestivo, quitan energía y generan abulia (flojera) o, por el contrario, un exceso de energía no focalizada. Es muy importante evitar comidas pesadas y azúcares antes de dormir.


Plantitas para la ansiedad en los niñes: No todas las plantas pueden utilizarse en niñes, pero en este artículo, recomendaremos tres que, cuidando las dosis, pueden ser muy beneficiosas tanto para la irritabilidad, dolores estomacales, nerviosismo, como para los problemas del sueño. Estas son la pasiflora, la manzanilla y la melisa


¿Cómo prepararlas?


En infusión: 1 cucharadita de planta seca o 2 de fresca por 200 ml agua (1 taza). El agua no debe estar hirviendo, es recomendable esperar 10 minutos desde que hirvió para servirla. Se debe tapar la taza con un plato y esperar que se infusione 10 minutos. Tomar 2 a 3 tazas al día, la última, media hora antes de dormir.


Otras preparaciones: También podemos preparar saquitos de hierbas, o guateritos de semillas para que los puedan oler durante el día o rociar la infusión anterior (manzanilla y melisa) en la ropa o la almohada. Los aceites esenciales de las plantas, expresadas en sus olores, ayudan a los y las niñas a relajarse durante el día y a dejar de lado los nervios.


Escrito por Viviana Soto Contreras, miembro fundador de la Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria. Florasol. Con la colaboración de Mónica Campos Valencia. Miembro de la Red y Fundadora de Escuela Enfoque Holístico.




138 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria.