• Miembro de la Red

La cueva de los brujos

Katherine Herrera Coyopae, actriz, fitoterapeuta, miembro fundador de la Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria.

Con días lluviosos, las familias se reúnen en torno a la cocina a leña; es decir, la salamandra, que mantiene toda la casa calentita, se toma mate, té o café junto con sopaipillas o panecillos dulces, se cuentan anécdotas, enriqueciendo la tradición oral con historias y leyendas de la zona.

Uno de los lugares con más mitos y leyendas de chile es en la isla grande de Chiloé,


¿habrás escuchado hablar sobre Quicavi y la cueva de los brujos?



Pues bien aquí te cuento de qué se trata…

Quicavi, es un pueblo pequeño, a 25 kilometros de la comuna de Quemchi, Chiloé, para llegar al lugar debes tomar un minibus en Quemchi que te llevará en un trayecto de unos 15 a 25 minutos aproximadamente, y te dejará en Quicavi en su plaza principal, donde se encuentra, el muelle, una escuelita, el cementerio y la iglesia.

Las personas son muy acogedoras y risueñas, les gusta compartir y se alegran mucho al ver turistas que llegan a visitar “la cueva de los brujos” guiada por Koky Nancuante Carimán.


En relación a las iglesias, Chiloé vivió un intenso proceso de evangelización, en donde mataron a hombres y mujeres, médicos o machis que hacían su rituales, machitunes, ofrendas, rogatorias, de acuerdo a sus creencias en la naturaleza: al sol, el mar, los rios, bosques y cascadas. Para la iglesia estos comportamientos eran del mundo de la hechicería, extraños y diabólicos según sus creencias católicas, por lo que quemaron y sacrificaron a mucha gente Huilliche Lafquemche, provocando el terror, enmudeciendo a quien sepa algo relacionado con la adivinación o sanación "extraña".


Para conocer un poco más de Quicavi Koky nos cuenta las historias en rutas diurnas y nocturnas, guiadas con linternas o celulares, palos grandes o puntales para no caer en la expedición, trasladándote muchos años atrás en esta experiencia de inmersión en la naturaleza, guiándote por senderos con mucha vegetación.

Al pasar por acantilados y bosques se cuenta la historia de los cuidadores invunches en el camino, también llamados machucho, butamacho o chivato, una criatura deforme que tiene su cabeza doblada hacia atrás y aplastada; además, tiene torcidos los brazos, dedos, nariz, boca y orejas y una lengua partida en dos. Anda en una sola pierna o en tres pies (una pierna y las manos), pues la otra pierna está pegada por detrás al cuello o a la nuca.

Finalmente, se llega a “la cueva de los brujos de Quicavi” . dónde se reunían los brujos a compartir recetas e invocar a sus dioses o ancestros para pedir ayuda, salud y abundancia.

En noches de invierno, para el 24 de junio en la noche, se ven luces por los cerros, pues son los tesoros que brillan, escondidos entre cerros y matorrales, algunos afirmar ver a los brujos acudir al llamado de una nueva reunión, en una de sus cuevas, otros dicen ver arder los tesoros enterrados en Chiloé.

103 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria.