• Miembro de la Red

Día del Árbol: consciencia y conexión

Valeria Pagliettini, Terapeuta holística, fitoterapeuta, maestra de reiki, miembro fundador de la Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria.

Pilares que irradian la más reconfortante sabiduría (“El Caminante”, Herman Hesse escritor alemán)


“Cuando hemos aprendido como escuchar a los árboles, entonces la brevedad y la rapidez y la precipitación infantil de nuestros pensamientos alcanzan una dicha incomparable” (Herman Hesse)


En marzo del año 2019 un grupo de científicos estadounidenses publicó un informe en la revista Nature revelando la cantidad de árboles estimada en nuestro planeta. Ésta es superior a los 3 billones, siendo Canadá el país con más unidades, una aproximación de 422 árboles por persona. Una cifra poco alentadora si consideramos que cada año los bosques del mundo se reducen perdiendo alrededor de 15 millones de unidades. Como resultado de dicha investigación los científicos concluyeron que, de continuar en la misma dirección, para el año 2415 terminarían por desaparecer todos los árboles del planeta.

Como es sabido, los árboles y las plantas en general, son las encargadas de elaborar el oxígeno que respiramos mediante su proceso de fotosíntesis. Ciertamente, hay estudios que indican que los bosques de lluvia producen un 28% del oxígeno que hay en la tierra, el restante es producido por organismos que viven en el océano como fitoplacton, algas y placton.

Existe una relación cíclica entre la lluvia y los bosques, de ahí que a menor cantidad de mts2 de bosque, menor lluvia, lo que favorece al calentamiento global, contaminación, sequía, desforestación, desertificación, entre muchos otros problemas que estamos enfrentando como humanidad. El video explica la acción conjunta entre el bosque y la lluvia.




Sobre la extinción de los árboles en Chile y el mundo


En el año 2015 se publicó un análisis realizado por académicos de Geografía y Biología de la PUCV, en el que se detallan las principales especies en real peligro de extinción en nuestro país. Especies de árboles como el Canelillo ubicado en la cordillera de la costa desde Linares a Malloco, el Queule y la Palma chilena. Ésta última enfrenta la construcción de carreteras y la elaboración de miel de palma como sus principales amenazas. Todos son ejemplos de un total que supera las 500 especies

Datos más recientes (2017) elaborados por la Asociación Internacional de Jardines Botánicos (BGCI), cuya labor principal es la promoción de estudios y la conservación de especies y plantas vivas, entre otras; publican que, de un total de 60.065 especies contabilizadas a nivel mundial, sólo unas 20.000 estarían seguras y 9.600 están en peligro de extinción. En 2019, numerosos reportes, estudios y noticieros de Chile y el mundo hacían énfasis en la urgencia de tomar acciones para revertir la situación.



Manos a la obra

En Chile, fundaciones como REFORESTEMOS, ÁRBOL CICLO DE VIDA, DESAFÍO LEVANTEMOS CHILE y CULTIVA Sembrando conciencia; por nombrar algunas, están trabajando activamente en campañas de reforestación y recuperación del bosque nativo y junto a la labor y aporte que realizan personas anónimas promueven la plantación de especies como Lenga, Boldo o Cohigue, tarea que genera consciencia y promueve la participación de la comunidad.



Los árboles y el mundo espiritual


De los organismos del reino vegetal, los árboles son los más evolucionados, son los maestros. En distintas culturas, a determinadas especies se les atribuye un carácter sagrado: la Higuera para budistas e hinduistas, la Ceiba para los mayas, el Canelo para el pueblo mapuche, el Roble para los griegos y celtas, son sólo algunos ejemplos. Sin embargo, la conexión con nuestro entorno y el respeto al mismo se ha ido perdiendo. Como una invitación a rescatar dicha conexión y aprovechar los conocimientos e inagotable fuente de energía que los árboles poseen, compartiré brevemente un ejercicio de “meditación arbórea” realizada por shamanes toltecas, explicada por Carlos Castaneda (1925-1998) y discípulos en sus textos.


Se debe escoger un árbol con el que sientas una “conexión” o que llame tu atención. Debe estar sano y fuerte para que puedas absorber parte de su energía y trasmutar la tuya sin dañarlo. Lo ideal es un lugar tranquilo, alejado del ruido. Pedirle permiso al árbol para unir tu energía a la de él. Centrar la atención en tu respiración hasta que la quietud reine en tu mente. Ahora estás listo para entrar en contacto. Puedes sólo “sentir” su frecuencia vibratoria o puedes pedirle que trasmute tu energía visualizando tus emociones negativas saliendo de las palmas de tus manos y el maestro árbol las lleva hasta sus raíces, al corazón de la Madre Tierra para que sean purificadas y devueltas por el árbol a tus manos. Se debe mantener una actitud de profundo respeto durante todo el proceso. Al finalizar no olvides agradecer. Recuerda que el reino vegetal está amorosamente al servicio del medio que lo rodea.

0 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria.