• Miembro de la Red

Desertificación

Karina Conejeros, bióloga ambiental, fitoterapeuta, miembro fundador de la Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria

¿Nos acercamos a la hora cero?

Cuando vemos películas tipo Mad Max que muestran una tierra yerma y degradada, pensamos que eso ocurre únicamente en la imaginación de los escritores del film, pero, hay que recordar que las pandemias nos parecían de ficción y nos encontramos en medio de una. Debo decir que tampoco estamos tan lejos de lo que muestran ese tipo de películas, ya que hay un proceso llamado desertificación que es una de las grandes batallas que está librando el planeta. Esto no significa, como algunos creen, que se hace referencia al avance de los desiertos, como por ejemplo si el desierto de Atacama se estuviese haciendo más grande. La desertificación es un proceso más peligroso en el que suelos fértiles pierden parcial o totalmente su capacidad productiva, se transforman casi en un desierto y esto no solo es importante porque no podremos obtener alimentos o recursos de esos lugares, sino porque los ecosistemas prestan una serie de servicios planetarios sin los cuales toda la la trama viva asociada a esos espacios perece. Tiene impacto, por ejemplo, en la cantidad de dióxido de carbono (uno de los principales gases de efecto invernadero), que no puede ser capturado aumentando la temperatura global.

Dentro de las causas que generan este fenómeno tenemos principalmente la acción Humana, como ejemplo: desforestación, exceso de pastoreo, daño a los cursos de agua, agricultura intensiva etc. La desertificación avanza a pasos de gigante y restaurar la tierra dañada toma muchos años, ya que no se trata solo de volver a sembrar: el suelo como extructura viva tarda a veces miles de años en tener un balance óptimo de minerales, aguas, microorganismos que permitan crecer cierto tipo de vegetacion.

¿Podemos arreglarlo?

Si bien desde la década de los setenta las naciones unidas tienen el tema en carpeta, los esfuerzos para frenar la desertificación han sido, por decirlo menos, precarios. Así, países como Madagascar tienen más de un 90% de erosión en sus bosques.

Es por esta razón que el padre de la agricultura natural (tipo de agricultura que predica la labranza cero), Masanobu Fukuoka, nos dice "En vez de utilizar los aviones para lanzar bombas, deberíamos utilizarlos para lanzar semillas. Cualquier científico de primera fila debería saber que la tierra no va a dura más de 50 años y solo tenemos una solución: sembrar semillas por toda la superficie de la tierra. Ésta es nuestra última oportunidad”.

Él creó un sistema llamado nendo dango, lo que podría traducirse como "bomba de semillas". Si bien lo hizo principalmente para proteger las semillas de que se las coman animales y las dañen los cambios de temperatura, actualmente se usa este sistema como un método de reforstación de lugares degradados.

¿Quieres aprender a hacer las bombas del futuro?

También puedes colaborar frenando la desertificación cambiando algunos hábitos y reforestando, puedes encontrar un enlace para hacer Nendo Dangos en familia, de seguro será una tarde muy entretenida.

https://laderasur.com/articulo/nendo-dango-el-poder-de-lo-simple-en-la-agricultura-natural/

69 vistas

Whatsapp +56930240633

©2019 por Red Chilena de Fitoterapia y Herbolaria.